El Propósito de las Parábolas

srodriguezmedina
Creado por: srodriguezmedina
Fecha: 12/03/2016 @ 1:10:34 pm
Vistas: 2669

Pastor Santos Rodríguez Jr.
Iglesia Cristiana Emmanuel de Caguas

Mateo 13:10-17: 10  Los discípulos se acercaron y le preguntaron: — ¿Por qué le hablas a la gente en parábolas? 11 —A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos; pero a ellos no. 12 Al que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará. 13 Por eso les hablo a ellos en parábolas: »Aunque miran, no ven,    aunque oyen, no escuchan ni entienden.14 En ellos se cumple la profecía de Isaías: »“Por mucho que oigan, no entenderán,  por mucho que vean, no percibirán. 15 Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible; se les han embotado los oídos, y se les han cerrado los ojos. De lo contrario, verían con los ojos, oirían con los oídos, entenderían con el corazón y se convertirían, y yo los sanaría.” 16 Pero dichosos los ojos de ustedes porque ven, y sus oídos porque oyen. 17 Porque les aseguro que muchos profetas y otros justos anhelaron ver lo que ustedes ven, pero no lo vieron; y oír lo que ustedes oyen, pero no lo oyeron.

Razón #1.  Para revelar los misterios del reino

Una parábola es una historia terrenal que expone un principio espiritual o como Jesús lo define, un misterio del reino.

Las parábolas de Jesús son historias cortas que enseñan una lección espiritual o moral por analogía y similitudes. Algún aspecto del reino de Dios, se comparaba con algo cotidiano que podía entenderse fácilmente. La lección o el principio es lo más importante no tanto la historia en sí.  Así que, si te sabes la parábola, pero no vives el principio que Jesús quiso impartir, la historia carece de relevancia. La historia de una parábola pudiera ser cierta o no.  Pero la lección o el misterio revelado si era cierto.

Por eso la mayoría de las parábolas comienzan con el reino de los cielos es como… o semejante a… Jesús mismo era el reino de Dios entre los hombres. A través de las parábolas quería que las personas se relacionaran con él y comprendieran cómo se podía establecer el reino de Dios en la tierra.

Razón #2. Para demostrar que era el Mesías que había de venir

Las parábolas son parte del cumplimiento profético de Cristo y su testimonio como Dios. Mira lo que dicen las escrituras:

Mateo 10:34-35 - 34:  Jesús le dijo a la multitud todas estas cosas en parábolas. Sin emplear parábolas no les decía nada. 35 Así se cumplió lo dicho por el profeta: «Hablaré por medio de parábolas; revelaré cosas que han estado ocultas desde la creación del mundo.»

Mateo, expone un salmo que anuncia la fidelidad de Dios y anticipa que Dios mismo iba a abrir su boca en parábolas y lo hace hablando de Jesús.

Salmos 78:2 RV60:  Abriré mi boca en proverbios; Hablaré cosas escondidas desde tiempos antiguos. 

Salmos 78:1-2 (NVI):  Pueblo mío, atiende a mi enseñanza; presta oído a las palabras de mi boca. 2 Mis labios pronunciarán parábolas y evocarán misterios de antaño.

Esta razón, nos ayuda conocer el interno de Cristo como Dios en las Escrituras y como enviado de Dios al mundo como hombre. Dios iba a habitar entre los hombres y con sus propios labios hablaría en parábolas.

Razón #3. Más fácil de memorizar una pequeña historia que un cuento largo.

Marcos 4:33:  Con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír.

Jesús hablaba en parábolas no porque quería sonar muy letrado o elocuente. Hablaba en parábolas porque los oyentes podían relacionarse con ellas y aprenderlas a través de la memorización. La enseñanza de un rabino es diferente a la que tenemos hoy día. Este tipo de enseñanza enfatizaba mucho en la repetición de verdades e historias una y otra vez para que los discípulos del maestro pudieran trasmitir las verdades que aprendieron con mayor facilidad. De esta manera, Cristo usa las parábolas porque eran más fáciles de memorizar y una herramienta útil para propagar el mensaje del reino de los cielos. ¡Cuán importante es que los predicadores seamos conscientes de la audiencia que tenemos! Debemos preparar nuestras enseñanzas como Jesús lo hizo, conforme a lo que podían oír sin sacrificar los principios del reino.  

Razón #4. Más fácil cimentar un principio teológico profundo en los oyentes.

Jesús exponía los principios teológicos del reino más importantes, los simplificaba en manera de parábolas.  Jesús era un maestro de las parábolas, a veces tenían un final inesperado, a veces no tenían final como la parábola del hijo prodigo.

El diseñaba las parábolas para atraer personas a nuevas maneras de pensar, nuevas actitudes y maneras de actuar. Marcos 4:33- Con muchas parábolas como estas les hablaba la palabra, conforme a lo que podían oír.

Cada parábola de Jesús pudiera tener unos pocos principios, quizás uno o dos. Sería un error estar buscando una lección en cada línea, sino más bien en la historia completa.

Jesús usó las parábolas para enseñar acerca de la oración, de la salvación, la palabra de Dios, el costo del discipulado, el juicio, la justificación, el corazón de Dios, el crecimiento del reino, la fe, la gracia, su segunda venida, la fidelidad, el afán, entre otras cosas. Pudiéramos decir que es importante entonces, estudiar las parábolas, no solo como historias sino como fuente de sabiduría para los principios del reino.

Razón #5. Para esconder los principios del reino de aquellos que tenían un corazón endurecido.

Marcos 4:34:  Y sin parábolas no les hablaba; aunque a sus discípulos en particular les declaraba todo.

Mateo 13:10-17: 10 Los discípulos se acercaron y le preguntaron: — ¿Por qué le hablas a la gente en parábolas? 11 —A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos; pero a ellos no.

Los discípulos eran privilegiados, pues gozaban de una parábola y una explicación.  A sus discípulos les daba la parábola y la explicación. No era tampoco que los fariseos o saduceos no eran capaces de entenderlas porque muchas veces se daban cuenta de que hablaba de ellos y se enfurecían como en la parábola del labrador malvado o cuando habló de cuidarse de la levadura de los fariseos.

Pero muchas veces vemos a Jesús como que escondía el mensaje, porque no las explicaba siempre a toda la audiencia. Vemos que Jesús citó Isaías 6:9-10. El profeta Isaías había encontrado que las personas de Israel estaban tan perdidas en el pecado que resentían escuchar la palabra de Dios y se iban intencionalmente, abandonando al profeta con la palabra de Dios. Jesús experimentó la misma situación. El vio el orgullo, los prejuicios y la arrogancia, en el corazón de los hombres. La multitud, no podían ver, oír ni entender la palabra de Dios. Pero los discípulos como tenían una relación podía recibir explicaciones y principios. ¿No les impresiona esta declaración: A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos; pero a ellos no? Jesús da la razón por la que las personas no podían recibir una palabra directa de parte de Dios. El corazón de ellos estaba endurecido. Por eso les hablaba en parábolas.  En cambio a sus discípulos, se les ha concedido y a nosotros conocer los secretos del reino. ¡No es maravilloso! Dios pudiera reinar y gobernar el mundo sin explicarle los secretos del reino, pero Él no ha escogido reinar de esa manera. A los que tienen se le dará más, quiérase decir que el que tiene es aquel a quien se le ha concedido que tenga porque están en una relación más cercana y correcta con Cristo, con un corazón sensible a los misterios del reino.

De esta manera, cuando estudiamos las parábolas tenemos el privilegio concedido por Dios de conocer cómo opera el reino de los cielos. Esa es la voluntad de Dios, para que podamos encontrar a Dios en ellas como él se manifiesta en nuestras vidas. Ya que, por la gracia de Dios, somos parte de su reino. ¿Qué si te digo que el Espíritu Santo está para sensibilizar tu corazón? Para que cuando escuches una parábola puedas recibir el principio del reino que Dios quiere revelarte, iluminando tu corazón. Conociendo estas razones, la próxima vez que leas o escuches una parábola disponte a ir en humildad a Dios y pide que Él te conceda conocer los misterios del reino.

Artículos Recientes del Usuario
Archivo del Blog